Mejores tablas de planchar del 2020

Las actividades del hogar, así como el resto de los quehaceres generales en el mundo, fueron acoplándose a nuevas medidas que optimizaron su realización, haciendo cada vez que el usuario se sintiera más cómodo ante el trabajo y, también, que invirtiera la menor cantidad de tiempo posible mientras lo ejecutaba. Una de esas actividades hogareñas es el planchado de ropa, lo cual es crucial en la actualidad para darle un aspecto liso y limpio a las prendas de vestir.

Producto
Nombre
Calificación
Ver el producto
1 di 10
5.0
REVISAR PRECIO en amazon.es
2 di 10
4.8
REVISAR PRECIO en amazon.es
3 di 10
4.7
REVISAR PRECIO en amazon.es
4 di 10
4.5
REVISAR PRECIO en amazon.es
5 di 10
4.5
REVISAR PRECIO en amazon.es
6 di 10
4.5
REVISAR PRECIO en amazon.es
7 di 10
4.4
REVISAR PRECIO en amazon.es
8 di 10
4.2
REVISAR PRECIO en amazon.es
9 di 10
4.1
REVISAR PRECIO en amazon.es
10 di 10
4.1
REVISAR PRECIO en amazon.es

El planchado tradicional es una reinvención de modelos antiguos para el alisado de la ropa, el cual, por curioso que parezca, proviene de la antigua Grecia, donde se usaba la presión mediante unas barras cilíndricas que eran calentadas directamente con fuego; como un tipo de rodillo. Introducían la prenda entre los dos tubos y esta quedaba estirada y lisa.

Hoy día, después de muchos años y procesos de mejora en respuesta a la necesidad del hombre, contamos con la plancha eléctrica a vapor, un aparato práctico y convencional. Es cierto que esta pequeña máquina representa una muy buena ayuda para aquellos aficionados por las prendas lisas, pero todos estamos concientes que hay otro objeto que hace del planchado un proceso mucho más eficaz: La tabla de planchar, y su función, pese a no requerir de una gran cantidad de materiales para su elaboración, agiliza la actividad de una manera genial.

Tabla de planchar¿Sabes por qué la tabla de planchar es tan popular?, la respuesta es sencilla, casi tanto como su fabricación. El mismo diseño de esta mesa hace que sea económica dentro del mercado, además, como se ha resaltado previamente, su manipulación no tiene mucha ciencia. Su presentación común consiste en una superficie plana, bien sea de metal (usualmente de aluminio) forrada con tela y algodón y unas patas desplegables del mismo material; un diseño flexible para cualquier espacio, razón por la que es sencillo guardarlas. La tabla planchar es similar, al menos en su aspecto, a las populares tablas de surf; poseen un corte semi redondo donde van encajados los cuellos de las camisas, dándole así un estirado completo sobre toda la superficie para que la plancha llegue hasta todos los extremos de la prenda. El buró o simplemente tabla de planchar, estabiliza al usuario, ya que este no necesita estar muy encorvado para la actividad.

En cuanto a las patas de la tabla de planchar, muchos modelos cuentan con más de tres soportes que la mantienen separadas entre sí (para que la tabla quede en una estatura más reducida) o las colocan juntas, para las personas que son más altas. Estas patas metálicas también cuentan con un material antirresbalante en sus bases, y esto es para que la mesa no se deslice durante el planchado. En la parte posterior de la tabla, se encuentra otra superficie un poco más pequeña elaborada con aluminio, en esta base se coloca la plancha mientras calienta el agua para el vapor o mientras el usuario prepara las prendas que va a planchar.

Continuando con el tema de la popularidad, su conversión pasó de algo ingenioso a ser un producto casi que indispensable dentro de las herramientas para los electrodomésticos.

¿Qué hacían las personas antes de la existencia de la tabla de planchar? así como la mayoría de los inventos que conocemos en estos tiempos modernos, todos han atravesado un proceso de mejoramiento, desde el uso de nuevos materiales hasta simplificaciones, la tabla de planchar no es una excepción. Antes de que esta superficie metálica apareciera por primera vez en el mercado, las personas que planchaban se las ingeniaban colocando una tabla de madera sobre dos sillas, y así convertían esa tabla en un soporte resistente para colocar la ropa que iba a ser alisada. Según relatan algunos antecedentes, la tabla planchar procede de la revolución industrial, siendo Estados Unidos e Inglaterra los lugares de las primeras patentes.

tabla plancharEsta mesa, así como se ha citado, es plegable, y su peso cambia dependiendo el material de fabricación. Si la tabla está hecha de aluminio (como en la mayoría de los modelos) puede pesar entre cuatro y cinco kilogramos, lo que es es muy liviano, en cambio algunas hechas de madera alcanzan los diez kilogramos. La longitud promedio para estas tablas suelen ser de metro y medio. La tabla de planchar es estándar, razón por la que es fabricada (por diversas compañías) bajo el mismo formato.

Referente a la compra de estas bases, pueden conseguirse tanto en mueblerías como en tiendas de electrodomésticos, incluso en tiendas por internet. Existen casos en las que la tabla planchar cuenta con una garantía que le asegura al comprador la restitución del dinero o del mismo producto si este se encuentra defectuoso, pero esto depende del vendedor y del lugar de venta.

Las mesas que llevan menos trabajo para su elaboración (hablando específicamente sobre la materia prima) oscilan los 40 y 60 euros. Este precio es para los modelos clásicos, los cuales han sido descritos en este texto, sin embargo, hay muchas otras ofertas dentro del mercado, en las que se pueden apreciar tablas de planchar hechas de plástico con coberturas de cuero amobladas y extensiones de sus bases en las que se pueden colocar otros objetos para el planchado, como sprays o el recipiente para el agua de la plancha. Estas otras tablas, que también son de mayor longitud y peso, varían su precio conforme su modernidad y también la marca del fabricante. Su promedio ronda los 80 y 170 euros.

Los fabricantes de este ingenioso y muy práctico objeto, en situaciones particulares, suelen ser los mismos de las planchas, esta es una de las razones por las que es común encontrarlas en tiendas de productos electrónicos para el hogar. Hay planchas que vienen con su propia mesa de planchado, así como una especie de combo, por lo tanto, el comprador obtiene ambos productos con tan solo pagar una diferencia módica, y su resultado es beneficioso, ya que el simple hecho de contar con una de estas bases hace que la ropa esté totalmente colocada sobre ella para que el calor del vapor haga el resto del trabajo: alisar. Así, de esta forma, la cantidad del tiempo es menor y la persona puede salir de esta ocupación rápidamente.

Botón volver arriba
Cerrar